La tecnología al servicio de la gestión energética y la sostenibilidad en la edificación

El desarrollo tecnológico que estamos viviendo supone un cambio de paradigma en cuanto al proceso edificatorio contemplando todo el ciclo de vida del edificio: proyecto, ejecución, uso y demolición del edificio. Como consecuencia, surgen nuevos perfiles profesionales con capacidades específicas y demandadas en pleno proceso de desarrollo tecnológico y digital.

Un gran cambio que viene impulsado con la implantación de la metodología BIM (Building Information Modeling), siglas por las que se conoce el tipo de software que está impulsando la digitalización de la construcción y que facilita la entrada de otras innovadoras tecnologías, como la robótica, drones, realidad aumentada, impresión 3D e internet de las cosas. A partir de hoy, los datos son el petróleo del siglo XXI y van a condicionar aquel espacio que ocupamos más del 80% de nuestro tiempo.

Tendencias en la edificación residencial

Las tendencias vendrán principalmente marcadas por la incidencia de la tecnología y los nuevos hábitos sociales en las transiciones, que provocarán cambios en la compra-venta de inmuebles y nuevas formas de compartir los espacios de trabajo. El coworking está en auge, y por extensión, el coliving, una nueva tenencia de compartir vivienda que ofrece buenas oportunidades para la rehabilitación de espacios y edificios existentes que se adapten a estos usos.

Dentro de este contexto tendencial, merecen especial atención las siguientes circunstancias:

  • Envejecimiento de la población española. El índice de envejecimiento de la población en España ha aumentado unos 20 puntos desde 2020, lo que implica un cambio en la manera de construir y rehabilitar las viviendas.
  • Industrialización y construcción modular. Siguiendo el modelo de otros países, aumentan las empresas en España que construyen módulos en fábricas que luego se transportan a su emplazamiento definitivo, donde se ensamblan. Un método más rápido y preciso que la construcción tradicional.

Utilizando materiales más sostenibles, como la madera, entre otros, se prevé un crecimiento en el mercado de entre el 5% y el 7% anual hasta 2022, cuando, ya en fase de maduración, los crecimientos pueden ser mayores a partir de ese momento.

  • Innovaciones de la Industria 4.0. Entre las muchas innovaciones presentes y futuras que se implementarán en la edificación, las siguientes son las que se perciben más próximas y con mayor impacto:
  • Gestión de la información a través de dispositivos digitales.
    El papel quedará desplazado por nuevas aplicaciones que ofrecerán datos precisos durante los distintos procesos de la obra.
  • Realidad virtual y aumentada.
    Ver la distribución interior de un edificio antes de ser construido y, sobre la imagen, crear prototipos con distintas configuraciones ya es posible. La realidad virtual no solo permite una recreación previa del proyecto, sino que además posibilita anticiparse a los errores de obra.
  • BIM y Big Data.
    Métodos integrados de gestión para coordinar a todos los agentes involucrados en la construcción que manejarán gran número de datos para optimizar cada proceso y su resultado.

La era del edificio inteligente

Estamos inmersos en una década en la que el edificio inteligente deja de ser algo singular para convertirse en una normalidad. Las próximas construcciones van incorporando paulatinamente sistemas IoT, sensórica, robótica y programación.                         

Cada vez más edificios tienen sensores inteligentes y sistemas integrados que capturan y analizan los datos de los ocupantes para realizar ajustes de forma automática. Y si hablamos de rehabilitación de edificios (perspectivas de alta actividad para los próximos años), los escáneres 3D permiten solventar el problema de la ausencia de los planos en los edificios más antiguos, acortando plazos, facilitando la labor de los profesionales y causando menos molestias a los usuarios.

La tecnología se instala en casa y los próximos tres años serán claves en el desarrollo tecnológico orientado al hogar. La domótica dejará de ser una palabra lejana, incluso asociada con unos estándares muy elevados, para dar paso a una nueva generación de sistemas inteligentes accesibles para todo tipo de hogares. Un ejemplo son los lockers inteligentes en expansión, especialmente en grandes ciudades para dar respuesta al crecimiento del eCommerce.

Construcciones más sostenibles por ley

A partir de ahora el futuro de las viviendas y los edificios se verá marcado de forma importante por la normativa europea Energy Performance of Buildings Directive. Esta normativa establece que, para finales de 2020, todos los nuevos edificios deberán tener un consumo energético prácticamente nulo. Además, dicha regulación dispone también que la energía que se consuma en estas viviendas tendrá que ser producida a partir de fuentes renovables que se encuentren en la propia estructura o en algún lugar cercano.

Un nuevo modelo de construir para alquilar ganará protagonismo y ya se presenta como un nuevo polo de inversión para operadores institucionales en Madrid, Barcelona y sus coronas urbanas. Con una demanda cada vez más alta, sobre todo de jóvenes y trabajadores itinerantes, y  con una oferta insuficiente, el modelo construir para alquilar, que ya está extendido en otros países de Europa, se prepara para su auge en España. Las estimaciones de demanda comienzan en una cifra mínima de 90.000 casas al año, fundamentalmente de nueva construcción, que deben ponerse en alquiler para satisfacerla.

Sostenibilidad, inteligencia, innovación, industrialización

Edificios sostenibles. Más eficientes y con electricidad de fuente renovable. La descarbonización de la sociedad es el principal reto que afronta el sector si queremos alcanzar la neutralidad en emisiones de gases de efecto invernadero para 2050. Conseguirlo solo es posible si fomentamos nuevos usos eléctricos basados en energías renovables.

La electrificación va a convertirse en la fuente de energía principal, ya que permite integrar de manera masiva la producción de energía renovable al mínimo coste para el ciudadano. La transformación que requiere el sector eléctrico debe realizarse también en el resto de los segmentos de la economía que consumen energía de manera intensiva, es decir, el transporte, la industria y la edificación.

Los requisitos de descarbonización nos llevan a un mundo más eléctrico y con una producción energética más distribuida, posibilitando una gestión mucho más eficiente desde la generación hasta el consumo. El uso de tecnologías renovables es un hecho clave en esta transformación, estimándose llegar a un 40% de generación renovable a nivel mundial en 2040. Todo ello tendrá un gran impacto en la nueva edificación y también en la regeneración de los inmuebles existentes, en su mayoría con más de 20 años y con amplios márgenes de mejora en cuanto a sostenibilidad.

Edificios inteligentes, digitales e hiperconectados

A la generación de renovables hay que sumar las evoluciones tecnológicas, que nos aportan capacidades de digitalización de cualquier proceso o entorno que concurre principalmente en un edificio, bien sea una vivienda, una oficina o una industria. Sin las evoluciones tecnológicas disponibles hoy en día, no podría darse la transición energética.

Es, sin duda, la llamada transformación digital, el facilitador tecnológico que marcará directamente cómo se gestiona la energía en todas las etapas del proceso, desde la generación hasta el consumo, y que permitirá mayores prestaciones en los nuevos hábitos de uso que se realicen bajo un techo.

Podemos considerar que un edificio es inteligente cuando es posible realizar una gestión integrada de todas sus instalaciones, aumentando su eficiencia energética y mejorando su seguridad, funcionalidad, salubridad y accesibilidad, entre otras prestaciones.

En poco tiempo la domótica formará parte del equipamiento básico de cualquier edificio. Los actuales sistemas BMS, al estar conectados con el resto a través de una red IP, permiten desde un mismo dispositivo monitorizar y gestionar con gran facilidad todos los elementos conectados, desde la iluminación interior a cualquiera de los servicios comunes del edificio, como los ascensores.

En 2022 se espera que haya en el mundo más de 286 millones equipados con este tipo de soluciones tecnológicas.

Soluciones tecnológicas de gestión energética.

Suscripción Newsletter
Contacto

Tel. 943 042 009
info@stechomeaplicaciones.com